14 sept. 2010

Prohibido arrepentirse

Sé que tienes razon y que este amor acabará matándome
pero condenaré mi vida a cada paso que me lleve hacia ti





porque sin ti sólo soy piel, carne y huesos
sin ti, ni soy nada y ni quiero serlo

8 comentarios:

  1. El amor que no es locura no es amor.
    El amor es condena en estado puro. No hay nada mejor que condenarse para siempre a la adicción de unos labios, solo unos, que sean capaces de explotar constelaciones debajo de nuestro pecho.

    Nadie sabe nada de la vida hasta que no se condena por unos labios. :)

    Un beso, presiosa:*

    ResponderEliminar
  2. =) Nunca te condenes por nadie!

    ResponderEliminar
  3. Dos posturas opuestas antes de mí.
    La condena es la condena.
    Pero tambien tenes qeu poder llegar a ser un buen juez que de la libertad, aunque sea condicional, justo a tiempo

    o_o

    ResponderEliminar
  4. Ahh... y obviamente que me encantaria tener por quien condenarme

    ResponderEliminar
  5. si yo tb me condenare... pero es una dulce condena por amor

    ResponderEliminar
  6. tu entrada y la mia se complementan, por mucho que lo sepas te condenarias una y otra vez...
    :)

    ResponderEliminar
  7. Grrr, no abandones tu blog!

    Menos mal que yo le doy arrumacos que vengo siempre a oír tu musiquita y leerte.

    ResponderEliminar

Suspirame tus palabras